Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

El taller del gnomo

El taller del gnomo

Todo sobre las hermandades en World of Warcraft


Tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe

Publicado por Potopo Roscatuerca activado 5 Marzo 2018, 23:50pm

Etiquetas: #Opinión, #hermandades, #raid, #problema

imagen tomada de http://decantarosycantares.blogspot.com.es/

imagen tomada de http://decantarosycantares.blogspot.com.es/

Dejadme que os cuente una historia. Hace poco más de medio año hubo en mi hermandad una pequeña guerra civil, una de esas provocadas porque un grupo de jugadores no estaba de acuerdo en como era dirigida la hermandad.

Resumiéndolo mucho, ellos querían algo que no estábamos dispuestos a darles, y como intentaron dar un golpe de estado que rompió la raid por la mitad, tomamos cartas en el asunto y tras afilar las armas hubo sangre... No fue bonito, no fue pacífico, y no dejó tampoco buen sabor de boca, pero gracias a lo aprendido en ocasiones anteriores, muy parecidas a esta, cortamos por lo sano. Expulsamos a quien fue necesario y el resto fue detrás, abandonando la hermandad por propia iniciativa.

Sería bonito decir que ahí acabó el problema, pero tras eso vino la típica guerra fría de susurros, comentarios por lo bajini, comedura de oreja a todo el que quisiese escuchar y un lento goteo de compañeros, que se dejaron convencer por palabras envenenadas donde nosotros éramos el lado del mal al que había que abandonar.

Podría decir que en aquel momento nosotros salimos perdiendo y también que muchos de mis compañeros me recriminaron el haber permitido que eso ocurriese, pero lo cierto es que nunca lo vi así. Yo preferí verlo igual que cuando un ganadero tiene que sacrificar animales enfermos a los que ha criado y quiere, pero que sabe que si los deja con vida terminarán matando a todo el rebaño. Desgraciadamente no todos lo entendieron.

Pero uno es como es, no como los demás quieren. Puede que el resto vea en mi a un gnomo brujo que lleva años liderando una hermandad con mano firme y buen hacer, pero quienes me conocen saben que eso no es cierto, que no soy más que un tirano que usa su poder para dirigir una dictadura a la que los demás llaman hermandad. Eso es lo que ha mantenido mi hermandad unida tantos años, el estar en manos de un dictador, de alguien que sabe lo que quiere y usa todas las armas a su alcance para lograrlo, aunque los demás no lo apoyen en ese momento.

Cuando todo aquello ocurrió muchos dudaron de mi, pero quienes me conocen de tiempo atrás me apoyaron y seguimos adelante, todos, incluyendo a los que se fueron. Sí, ellos también siguieron adelante, entraron la mayoría en la misma hermandad y consiguieron hacerse un hueco en ella. Personalmente lo entiendo, cualquier hermandad mediana con un avance normal, agradecería que de buenas a primeras entrase un grupo de jugadores con experiencia y equipo, acostumbrados a jugar juntos y en número suficiente como para llenar casi una raid entera por sí solos.

No sé como fue exactamente, pero imagino que para una hermandad que según tengo entendido es muy parecida a la mia, esa entrada masiva de jugadores con experiencia debió suponer toda una revolución. De lo que sí estoy seguro es que les dio un buen empujón en cuestión de avance y que varios de esos que llegaron allí se convirtieron casi inmediatamente en parte imprescindible de la raid.

¿Que cómo puedo estar seguro de eso? Porque, tal y como dije antes soy un dictador, y como buen dictador mantengo una desconfianza total en la inmensa mayoría de los que me rodean, por eso nunca dejo de tener vigilados a quienes pueden volver a terminar lo que en su momento dejaron a medias. Por suerte hay muchos, muchísimos medios al alcance de los jugadores, para poder mirar la evolución de los demás. Así pude comprobar que con los meses no todos los que habían ido a esa otra hermandad se quedaron en ella, que los que sí lo hicieron subían de rango y supongo que también de nivel de confianza, pero que subían tan rápido como bajaban...

En definitiva, que a pesar de haber entrado con buen pie, a alguien que sabe mirar los síntomas no le pasaba desapercibido que estaban volviendo a las andadas y con el tiempo repetirían algo parecido a lo que hicieron en mi propia hermandad. El resultado final lo tuve ayer, cuando salieron, vete a saber si por propia voluntad o expulsados (voto por la segunda opción), de esa hermandad en la que estaban, y terminaron creando otra en la que de momento sólo están ellos.

Lo que les pase en el futuro sólo Elune lo sabe, pero apuesto a que pase lo que pase yo me reiré mucho, porque ese cántaro tiene los días contados y de tanto ir a la fuente se terminará por romper.

Como decía al principio, todo esto viene de muy atrás, así que si hay algún despistado que no conozca la historia le convendría echar un vistazo a estas tres entradas que publiqué en su momento, cuando el asunto estaba aún candente.

Primera / Segunda / Tercera

Comentar este post

Archivos

¡Somos sociales!